LetraConversa 9: ‘Mira el cielo, no el reloj’ de Inés de Miguel Ruano.

Título de la obra: Mira el cielo, no el reloj

Nombre del autor: Inés de Miguel Ruano

Género de la obra: Reflexiones

ISBN: 978-84-16916-02-3

Número de programa: 9

Fecha: 02/03/2017

Enlace de compra: http://complejovillazulcabodegata.es/producto/mira-el-cielo-no-el-reloj/

Resumen

La creatividad en muchas ocasiones se observa como un problema, pero la realidad es que el problema está en los estándares establecidos por la sociedad. Inés de Miguel, sentada en esta entrevista junto a nuestro presentador José Luis Jaén, es el puro ejemplo. Pensadora distinta a los demás; de pequeña una profesora preguntó a sus padres si disponen de un déficit de atención. Su creatividad no le hizo triunfar en el periodismo, pero sí en la rama de la publicidad, creatividad e interpretación. ¡Disfruta de una entrevista con mucho arte!

Sinopsis

Elija el lugar con el paisaje que más le guste y póngase cómodo. Apague su Smartphone y pare su reloj. Deje que los añiles del cielo empiecen a cambiar hasta que se conviertan en tonos rosados, anaranjados, turquesas… Hasta que las estrellas le saluden desde lo más alto. Este libro reúne 100 pequeñas reflexiones que le harán ver la vida desde las manecillas mágicas de un microcuento. ¡Qué maravillosa forma de vivir!

Biografía

 

Cuando de pequeña la profesora de matemáticas preguntaba en clase qué número era el mayor entre el 5 y el 8, yo era la única que los medía con la regla. Más tarde, esa misma profesora habló con mis padres para preguntarles si yo tenía algún déficit de atención. No fueron días muy felices en aquel entonces. No entendía por qué pensaba diferente al resto de mis compañeros.   Crecí, hice Comunicación Audiovisual y más tarde inicié la doble Licenciatura en Periodismo. Comencé a hacer mis prácticas en un medio económico pensando que el Dow Jones era un equipo de baloncesto. Siempre me ha apasionado el teatro, por eso nadie pudo darse cuenta de que no había estudiado economía en mi vida.   Entonces, me di cuenta de que a lo mejor es que yo no había nacido para ser arquitecto, o economista, o periodista, sino para pensar «de otra forma». Por ese motivo, entré en el mundo de la creatividad, la publicidad y, además, de la interpretación.   ¡Ah! ¡Por cierto! A los 23 años, volví al mismo colegio para decirle a aquella profesora que, por supuesto, yo no tenía ningún déficit de atención y que son justo la pequeñez, sencillez y diversión de un niño, las herramientas necesarias para apostar en la vida, hasta con 100 años. Hoy, sigo pensando igual que entonces. Sigo midiendo con la regla los números para saber cuál es el más alto.

Deja un Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *